La presidenta de la Cámara de Diputados planteó establecer en la Constitución el Ingreso Mínimo Vital de Emergencia


Boletín No.3810


La presidenta de la Cámara de Diputados planteó establecer en la Constitución el Ingreso Mínimo Vital de Emergencia


• Se trata de un apoyo económico para quienes suspendan sus actividades por una emergencia declarada por las autoridades


• Será suficiente para solventar las necesidades básicas de una familia de acuerdo con la Línea de Bienestar


La presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Laura Angélica Rojas Hernández, presentó una iniciativa para reformar el artículo 4º de la Constitución Política, a fin de establecer que el Estado deberá garantizar el Ingreso Mínimo Vital de Emergencia.

La modificación precisa que se trata de un apoyo económico no contributivo para todas las y los mexicanos que desempeñen actividades laborales, formales e informales, y en general a todas las personas a las que afecte de manera directa o indirecta, en sus ingresos, total o parcialmente, la suspensión de actividades derivada de una emergencia declarada por las autoridades competentes.

Agrega que este Ingreso será temporal, por un periodo mínimo de 30 días y máximo de 90 días, y será suficiente para solventar las necesidades básicas de una familia de acuerdo con la línea de bienestar establecida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Estimaciones de organismos internacionales

La diputada Laura Rojas indicó que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) calculó que las medidas de paralización han afectado a alrededor de 2 mil 700 millones de trabajadores; es decir, 81 por ciento de la fuerza de trabajo mundial. Además, estima que mil 250 millones de trabajadores en el mundo están en riesgo de perder su cargo, por pertenecer a los sectores donde el impacto de la pandemia será más significativo, como el comercio, servicios de alojamiento, industrias manufactureras y servicios de alimentos.

Asimismo, dicho organismo internacional hace una proyección previendo que, en América Latina, 11.6 millones de personas perderán su empleo formal a causa de la emergencia sanitaria, lo que se podría traducir en un ensanchamiento de la economía informal.

En México, continuó, la medida de suspensión temporal de actividades para evitar la propagación del coronavirus tuvo un efecto casi inmediato en la actividad económica del país, que se reflejó en la pérdida del empleo de 753 mil 280 trabajadores formales, en mes y medio.

Por su parte, la Cepal señala que es necesario aplicar medidas inmediatas para atender la emergencia y superar los desafíos operacionales, como la bancarización de la población, completar los registros sociales, actualizarlos e interconectarlos.

Millones de hogares son susceptibles de ver afectado su bienestar

La diputada presidenta indicó que los niveles de desigualdad, pobreza y vulnerabilidad en el ingreso económico de millones de hogares mexicanos, los hacen particularmente susceptibles de ver afectado su bienestar inmediato y futuro por los efectos de la recesión económica y pérdida de empleos.

El Coneval señaló que en 2018 en México había 52.4 millones de personas en situación de pobreza y 9.3 millones en pobreza extrema, pese a los avances en los últimos años en la atención a carencias específicas.

El Instituto Mexicano del Seguro Social reportó que sólo en abril se perdieron 555 mil 247 empleos formales, la mayor cifra desde que hay registro disponible. A esto se suman los 198 mil 33 empleos perdidos del 13 al 31 de marzo.

La diputada Rojas Hernández agregó que la Primera Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, reveló un aumento considerable en la Población No Económicamente Activa (PNEA).

Por otro lado, en la Población Económicamente Activa (PEA), aumentó 1.7 por ciento la tasa de desempleo y en 5.9 millones el número de personas sub-ocupadas; es decir, aquellas que quisieran trabajar más, pero no han encontrado una vía para hacerlo.


--ooOoo--