El daño colateral de la pandemia será la caída de la economía que enfrentarán todas las naciones: Laura Rojas


México y los países en vías desarrollo serán los más afectados, señaló

Boletín No.3588

El daño colateral de la pandemia será la caída de la economía que enfrentarán todas las naciones: Laura Rojas

• México y los países en vías desarrollo serán los más afectados, señaló

• Subrayó que en tiempos de responsabilidades extraordinarias de los gobiernos, el Congreso es el respirador de la democracia

La presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Laura Angélica Rojas Hernández, afirmó que los efectos más lamentables de la pandemia son los producidos en la salud de la población; sin embargo, el daño colateral inevitable será la caída de la economía que enfrentarán todas las naciones.

Al participar en el Conversatorio virtual "La economía en tiempos del COVID-19, diagnóstico y propuestas de los organismos internacionales”, subrayó que los países más afectados serán aquellos que están en vías de desarrollo y los menos adelantados, entre ellos México y los demás de nuestra región.

Estimó que las pérdidas de empleo pueden ser enormes y se espera que el impacto en el incremento de la desigualdad y la pobreza sea importante.

¿Qué papel debe jugar el Congreso? ¿Qué cambios legales o fiscales hay que discutir? ¿Qué tipo de presupuesto ayudaría a la recuperación y generación de empleos? son algunas preguntas que deben responderse.

Laura Rojas dijo que ésta es una crisis sin precedentes y no tenemos un manual con los pasos exactos que se deben seguir. “A las y los legisladores nos corresponde hacernos de la mayor información, diagnósticos e ideas que surjan para generar soluciones que, en el ámbito de nuestra competencia, los ciudadanos esperan”.

Manifestó que en estos momentos la mayor capacidad de respuesta la tienen el gobierno federal y los estatales, pero una vez que termine la emergencia sanitaria la economía deberá reactivarse.

La labor que tiene el Congreso en tiempos de crisis es esencial y durante esta pandemia, los órganos de gobierno de la Cámara de Diputados han mantenido a la institución cumpliendo con su responsabilidad frente el país.

“En tiempos de responsabilidades extraordinarias de los gobiernos, el Congreso es el respirador de la democracia, que debe mantener vivas las funciones básicas de representación y supervisión”, expresó.

Por ello, dijo, es relevante que representantes de organismos internacionales de los que México forma parte presenten diagnósticos y propuestas para la región y para nuestro país. Las participaciones serán útiles para dibujar un plan de ruta sobre los pasos a seguir.

El COVID-19, manifestó, ha supuesto una crisis mundial que hace unos meses ni siquiera imaginábamos y en semanas todo cambió; es la amenaza global y el mayor desafío que hemos enfrentado en este siglo.

“Existen en la historia de la humanidad sucesos críticos que cambian nuestra vida y representan retos enormes que sólo en unidad podemos superar. En estos momentos estamos ante una situación así, por esta enfermedad infecciosa descubierta de manera reciente”, enfatizó.


--ooOoo--


DIPUTADA LAURA ANGÉLICA ROJAS HERNÁNDEZ

Presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados


Mensaje durante el Conversatorio virtual “La economía en tiempos del COVID-19, diagnóstico y propuestas de los organismos internacionales”. 

Muy buenos días a todas y a todos. Quiero darles la bienvenida a este conversatorio, quiero saludar en primer lugar a todas las personas que nos siguen por el Canal del Congreso, por los canales de Comunicación Social de la Cámara de Diputados. 

Quiero también saludar y agradecer a los integrantes de la Mesa Directiva por haber asumido la convocatoria a este evento. 

Saludo a mis compañeros de la Mesa Directiva, a la vicepresidenta Dolores Padierna y a la vicepresidenta Dulce María Sauri, así como al vicepresidente Marco Antonio Adame. 

También quiero saludar a mis compañeras secretarias y secretarios de la Mesa Directiva, algunos todavía faltan por conectarse, pero ya está aquí la diputada Maribel, y algunos más todavía están por conectarse. 

Agradezco también el acompañamiento de los coordinadores parlamentarios y de la coordinadora que también participan con nosotros y que están presentes. 

Destaco la presencia de los presidentes de las comisiones de Economía, el diputado Fernando Galindo; de Hacienda y Crédito Público, Patricia Terrazas; de Puntos Constitucionales, diputada Aleida Alavez; y de Trabajo y Previsión Social, Manuel de Jesús Baldenebro; y a las demás diputadas y diputados integrantes de las comisiones de Hacienda, de Presupuesto que participan el día de hoy. 

Y quisiera ahora presentar a los representantes de los organismos internacionales que nos acompañan. En primer lugar, al señor Antonio Molpeceres, coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas en México, a quien agradezco su apoyo para la organización de este evento. 

Al señor Emilio Uquillas, representante en México de CAF, Banco de Desarrollo de América Latina, así como al doctor Pablo Sanguinetti, vicepresidente de conocimiento de dicha institución. 

Asimismo, saludo al señor Pablo Saávedra, director para México del Banco Mundial; a Ary Naïm, country manager de la Coorporación Financiera Internacional en México; a Hugo Eduardo Beteta Méndez Ruiz, director de la sede subregional de la Cepal en México, y a Tomás Bermúdez, representante del Banco Interamericano de Desarrollo. 

Muchísimas gracias a todos por su disposición y su entusiasmo de participar en este conversatorio. 

Permítanme hacer una brevísima reflexión sobre por qué decidimos organizar este conversatorio. 

Existen, amigas y amigos, en la historia de la humanidad sucesos críticos que no se ven en generaciones, circunstancias que sacuden al mundo y que cambian nuestra vida, retos enormes que sólo en unidad podemos superar. 

En estos momentos nos encontramos ante una situación así, el COVID-19, enfermedad infecciosa causada por el coronavirus descubierto recientemente, ha supuesto una crisis mundial que hasta apenas hace unos meses ni siquiera nos imaginábamos, en semanas todo cambió. Esta amenaza global es el mayor desafío al que nos hemos enfrentado en este siglo. 

Claramente los efectos más lamentables son los que están produciendo en la salud de la población; sin embargo, el daño colateral inevitable será la caída en la economía que enfrentaremos todas las naciones y debemos de reconocer que los países más afectados serán los países en desarrollo y los menos adelantados, entre los que se encuentran México y los demás países de nuestra región. 

Las pérdidas de empleos pueden ser enormes y el impacto en el incremento de la desigualdad y la pobreza igualmente se espera que sea importante. 

Sabemos que esta es una crisis sin precedentes, no tenemos un manual ad hoc que nos indique los pasos exactos que debemos seguir, pero como legisladores y representantes de los ciudadanos nos corresponde hacernos de la mayor información posible, de los diagnósticos e ideas que surjan para generar las soluciones que en el ámbito de nuestra competencia, las y los mexicanos esperan de nosotros.

En estos momentos la mayor capacidad de respuesta y responsabilidad la tienen los gobiernos, el federal y el estatal; pero, por ejemplo, una vez pasada la emergencia sanitaria, la economía deberá reactivarse y en ese momento ¿qué papel debe jugar el Congreso? ¿qué cambios legales, cambios fiscales podríamos discutir? ¿qué tipo de presupuesto ayudaría para ayudar a la recuperación y generación de empleos? Son algunas de las preguntas. 

Por ello hemos invitado a los representantes de varios organismos internacionales de los que México es parte, para conocer los diagnósticos y propuestas que han preparado para la región y para nuestro país. 

Confío en que las intervenciones serán útiles para ir dibujando un plan de ruta sobre los pasos a seguir. 

Quiero terminar retomando, aunque modificada, una frase que recientemente escuché de un miembro del parlamento europeo, un diputado español, él dijo, que en tiempos de poderes extraordinarios para los gobiernos, refiriéndose a los europeos, el Parlamento es el hospital de la democracia; yo digo que en tiempos de responsabilidades extraordinarias de los gobiernos, el Congreso es el respirador de la democracia que debe mantener vivas las funciones básicas de representación y de supervisión. 

La labor que el Congreso tiene en momentos de crisis es esencial y a través de nuestro trabajo durante estas semanas, los órganos de gobierno de la Cámara de Diputados han mantenido a la institución cumpliendo con su responsabilidad frente al país. 

Les agradezco nuevamente su disposición para acompañarnos en este espacio y vamos a empezar con la presentación de nuestros expositores.



--ooOoo--