Adecuaciones presupuestales, rediseño fiscal e iniciativas regionales, tareas para los parlamentos latinoamericanos y del Caribe: diputada Laura Rojas



Boletín No.3762


Adecuaciones presupuestales, rediseño fiscal e iniciativas regionales, tareas para los parlamentos latinoamericanos y del Caribe: diputada Laura Rojas

 

• La legisladora participó en un conversatorio virtual entre líderes parlamentarios de Latinoamérica y del Caribe


• Se integrará una declaración conjunta con propuestas para hacer frente a la pandemia


La presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Laura Angélica Rojas Hernández, participó en el conversatorio virtual entre parlamentos latinoamericanos y del Caribe "Retos y desafíos en la región en el marco del COVID-19", en donde el principal acuerdo fue trabajar en una Declaración Conjunta de las y los presidentes participantes, a través de la cual podrían delinearse los ejes de trabajo y las prioridades de los parlamentos, de cara a encontrar soluciones para el Covid.



Presupuesto 2021 debe adecuarse a las nuevas realidades

La diputada Laura Rojas planteó que el presupuesto para el 2021 esté adecuado para las nuevas realidades, como es la pérdida de alrededor de 700 mil empleos formales a la fecha.

“Nuestra economía, como muchas de la región, tiene un enorme porcentaje de informalidad y eso no lo tenemos claro: el impacto de la pérdida del empleo informal; sin embargo, esperamos que sólo del trabajo formal entre lo que falta de este año y el siguiente se puedan perder entre un millón y un millón 400 mil, que es muchísimo”.

Por eso, consideró que los presupuestos que se aprueben tienen que estar adecuados a esa nueva realidad; es decir, pensando en cómo ayudar a la reactivación económica y, por supuesto, a la supervivencia, que es una realidad en muchos de los países de la región.

En el caso de México, precisó, el gobierno federal y los gobiernos locales han generado apoyos directos para la población, pero que no serán suficientes, por eso ahora “un grupo muy importante de legisladores de casi todos los grupos parlamentarios estamos impulsando que tenemos que ir más allá”.

“Estamos impulsando la idea de un ingreso mínimo vital como ya se ha hecho en Argentina o en Chile. Tenemos que tomar esos ejemplos y lo estamos impulsando en México, porque desafortunadamente creemos que la reactivación de la economía va a tardar por lo menos un año”.

Señaló que en nuestro país han cerrado ya más de 4 mil empresas y eso nos obliga como parlamentarios a repensar un uso de los recursos públicos ante las nuevas realidades.

Impulsar iniciativas regionales

La diputada Laura Rojas también propuso impulsar iniciativas regionales; es decir, pedirles a los ejecutivos de los distintos países -porque ellos son los responsables de la política exterior- que generen iniciativas de futuro en el ámbito regional.

“A raíz de la pandemia se han evidenciado las enormes carencias de nuestra región y una de ellas claramente es la falta de desarrollo en ciencia y tecnología”.

“Es momento de empezar a tomar acciones y definiciones para, incluso, tener fondos regionales que detonen el desarrollo científico y tecnológico; eso podría ser algo que nosotros como parlamentarios pidamos a nuestros gobiernos que hagan”, comentó.

Fortalecer los sistemas de seguridad social

En un tercer punto, la diputada Laura Rojas subrayó la necesidad de fortalecer los sistemas de seguridad social y eso, dijo, seguramente es un requerimiento en muchos de los países de la región. Lo anterior, explicó, implica repensar los sistemas fiscales. 

Estimó que muchos de los sistemas de salud están fragmentados y como parlamentarios “tenemos la tarea de fortalecer dichos sistemas de seguridad social, incluyendo los sistemas de salud, pensiones, seguros de desempleo y otras prestaciones”.

¿Por qué estamos pensando en ingresos básicos vitales o mínimos? Porque no hay seguros de desempleos como sí hay en otros países con mayor desarrollo.

Violencia contra las mujeres 

La diputada Laura Rojas también mencionó que otra realidad que ha evidenciado la pandemia es el incremento a las violencias hacia las mujeres y las niñas en todo el mundo y, particularmente, en nuestra región desafortunadamente no ha sido la excepción.

“Tenemos que acelerar el paso a las reformas y a las políticas públicas que permitan erradicar estas violencias y que, efectivamente, avancemos mucho más rápido hacia la construcción de sociedades realmente igualitarias y libres de violencias”.

 Agregó que otro punto relevante es la protección al medio ambiente y el desarrollo sostenible; a pesar de que se vive una crisis muy fuerte, se tiene una oportunidad de relanzar iniciativas que tengan que ver para acelerar el desarrollo sostenible.


--ooOoo--


DIPUTADA LAURA ANGÉLICA ROJAS HERNÁNDEZ

Presidenta de Mesa Directiva de la Cámara de Diputados



Mensaje en el conversatorio virtual entre parlamentos latinoamericanos y del Caribe "Retos y desafíos en la región en el marco del COVID-19".


Buenos días a todas y a todos los que nos acompañan en esta mañana.


Queremos saludar también a las personas que nos siguen por el Canal del Congreso de la Cámara de Diputados de México, también entiendo que se está transmitiendo por los canales de otros parlamentos que nos acompañan el día de hoy, como el de Argentina y otros.


Y bueno, pues como presidenta de la Cámara de Diputados, es un placer darles la bienvenida a los presidentes, vicepresidenta, vicepresidentes, de varios parlamentos de América Latina y el Caribe.


También a los representantes tanto de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, como de la OIT, así como a los representantes de la Organización Panamericana de la Salud.


Quiero darles las gracias por atender esta convocatoria, que nace de un esfuerzo conjunto de la Cámara de Diputados de Argentina y de México, para conversar sobre las consecuencias de la pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2, y sobre el fundamental papel que desempeñan los parlamentos desde sus funciones para coadyuvar a crear soluciones efectivas y reales ante esta emergencia.


La aparición del COVID-19 ha significado un parteaguas mundial en términos sanitarios y económicos; muy pocas veces en la historia de la humanidad una contingencia como la que estamos enfrentando hoy nos había afectado a tantos seres humanos, en tantos niveles y en un mismo periodo.


La pérdida de miles de vidas humanas, el colapso de los sistemas sanitarios, la grave disminución de la actividad productiva, la reducción de la inversión privada, así como la contracción del consumo, son algunos de los efectos que nuestros países y poblaciones están sufriendo como consecuencia de esta grave situación.


Las cifras son devastadoras, en los pocos meses que han transcurrido desde que inició esta pandemia, se han contagiado más de 5 millones de personas en el mundo y han muerto más de 350 mil. En América Latina y el Caribe ya tenemos casi un millón de casos confirmados y aproximadamente 50 mil muertos.


Pese a que fuimos una de las últimas regiones en sufrir los terribles efectos del Coronavirus, la Organización Mundial de la Salud, hace unos días, declaró que América Latina se convirtió en el nuevo epicentro de la enfermedad, pues mientras que en países europeos, asiáticos y en Estados Unidos la curva va en descenso, en América Latina hoy estamos viviendo un considerable aumento de muertes y contagios.


Ante estos retos y en un mundo como el actual, es poco probable que encontremos las soluciones solos; por ello, creo firmemente que el multilateralismo, la cooperación y la solidaridad internacional son el vehículo más efectivo para salir adelante.


Quienes tenemos el honor de ostentar un cargo de representación popular tenemos la obligación y el compromiso de responder a nuestras ciudadanías, especialmente desde los parlamentos, que son el reflejo de su voluntad, su compromiso y sus necesidades.


Por eso, no podemos quedarnos sentados a observar cómo se van desarrollando los hechos; debemos tomar la iniciativa y buscar juntos mejores respuestas para poder hacer frente a esta crisis multidimensional que ha exacerbado las situaciones críticas y complejas que ya vivían nuestras naciones. 


Debo decir que aunque las consecuencias del coronavirus son globales, hay regiones más vulnerables, como la nuestra, que por sus índices de pobreza, desigualdad e inseguridad saldrán más afectadas. 


Por eso, hoy más que nunca, debemos trabajar juntos; este conversatorio espero que sea la primera de muchas iniciativas de colaboración, diálogo y acompañamiento en la que los parlamentos de América Latina y el Caribe ponen el ejemplo y hacen un llamado al mundo. Debemos estar unidos y trabajar en favor de nuestros pueblos. 


Esta, sin duda, es una oportunidad de retroalimentación para aprender los unos de los otros, para compartir las medidas que hasta el día de hoy hemos tomado al interior y desde nuestros parlamentos, pero sobre todo para conocer las acciones que tomaremos en el futuro inmediato, aquellas relacionadas con la salud, la economía y el empleo, que son las que determinarán en gran medida los efectos de esta emergencia que ha cambiado para siempre la realidad del mundo. 


Sin más, quiero de nuevo agradecer el invaluable apoyo para materializar esta propuesta del señor Sergio Tomás Massa, presidente de la honorable Cámara de Diputados de la nación Argentina, y quiero también, por supuesto, agradecer la disposición de participar a los presidentes del parlamento de Barbados, el señor Arthur E. Holder; al presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, el señor Rodrigo Maia; por supuesto al presidente de la Cámara de diputadas y diputados de Chile, el señor Diego Paulsen; al presidente de la Cámara de Diputados de Colombia, Carlos Alberto Cuenca. 


Por supuesto, también al presidente de la Cámara de la Asamblea de Dominica, Joseph Issac; y a la vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, Ana María Mari Machado que nos acompaña también el día de hoy; al vicepresidente de la Asamblea Nacional del Ecuador, Patricio Donoso; al presidente también del Congreso de la República del Perú, Manuel Arturo Merino; al vicepresidente segundo de la Cámara de Diputados de Paraguay, Julio Enrique Mineur, y nuevamente al secretario adjunto de la Comisión Económica para América Latina, Mario Cimoli; al señor Helmut Schwarzer, de la OIT y al doctor Barbosa, de la OPS. 


Sin más, quisiera pedirle al presidente Sergio Tomás Massa, de la Cámara de Diputados de Argentina, que también pudiera dar unas palabras de bienvenida para después, si ustedes están de acuerdo, la dinámica sería escuchar a los expertos y luego ceder el uso de la voz a todos y cada uno de ustedes.


Gracias.


--ooOoo--


DIPUTADA LAURA ANGÉLICA ROJAS HERNÁNDEZ

Presidenta de Mesa Directiva de la Cámara de Diputados

 

Mensaje previo al término del conversatorio virtual entre parlamentos latinoamericanos y del Caribe "Retos y desafíos en la región en el marco del COVID-19".



Yo voy a ser muy breve. La verdad es que yo solamente quería anotar, después de escuchar a todos ustedes, algunos temas que creo que valdría la pena que pudiéramos impulsar hacia el futuro.


Yo creo que un tema muy importante que tendremos que definir los parlamentos a la brevedad, será la definición de un presupuesto para el 2021, creo que todos los parlamentos hacemos presupuestos o casi todos hacemos presupuestos anuales.


Y la primera definición inmediata que tendremos que hacer es diseñar o aprobar presupuestos adecuados para las nuevas realidades.


En el caso de México, a la fecha, desafortunadamente, hemos perdido alrededor de 700 mil empleos formales; como ya se dijo aquí, en nuestra economía, como en muchas de la región, tiene un enorme porcentaje de informalidad, eso no lo tenemos claro, el impacto todavía de la pérdida del empleo informal, pero esperamos que solamente del empleo formal entre lo que falta de este año y el siguiente se puedan perder entre un millón y un millón 400 mil empleos, que es muchísimo. 


Y, por supuesto, yo creo que los presupuestos que aprobemos los parlamentos tienen que estar adecuados a esa nueva realidad pensando en cómo ayudar a la reactivación económica y, por supuesto, a la supervivencia, que es una realidad que tenemos en muchos de nuestros países.


En el caso de México, el gobierno ha generado algunos apoyos a la población directa como parte de su política social que ya venía implementando desde antes de la pandemia, pero ahora un grupo muy importante de legisladores de casi todos los grupos parlamentarios estamos impulsando que tenemos que ir más allá. 


Estamos impulsando la idea de un ingreso mínimo vital como ya se ha hecho en Argentina, tienen una cosa similar, leía hace poco, y también me parece que Chile lo hizo también y creo que tenemos que tomar esos ejemplos, lo estamos impulsando en México, porque desafortunadamente creemos que la reactivación de la economía va a tardar por lo menos un año; han cerrado en México ya más de cuatro mil empresas y, entonces, creo que eso nos obliga como parlamentarios a repensar un uso de los recursos públicos ante las nuevas realidades.


El otro tema, que creo que como parlamentarios podríamos impulsar, y eso sí todos, algunas iniciativas regionales, es decir, pedirle a los ejecutivos, porque ellos son los responsables de la política exterior de los países, que generen iniciativas de futuro a nivel regional. 


Una reflexión que yo he hecho muy frecuentemente a raíz de la pandemia y que ha –como ya se ha dicho- evidenciado lo que las enormes carencias que tenemos en nuestra región y una de ellas claramente es la falta de desarrollo en ciencia y tecnología. 


Somos una región que dependemos enormemente de los países desarrollados en, por ejemplo, para el desarrollo de una vacuna, para el desarrollo de una cura.


Yo sí creo que es momento ya de empezar a tomar acciones y definiciones para, incluso, hacer fondos regionales que detonen el desarrollo científico y tecnológico en nuestra propia región y creo que esa podría ser algo que nosotros como parlamentarios pidamos a nuestros gobiernos que hagan.


El tercer punto, muy rápidamente, tiene que ver con claramente creo que tenemos que fortalecer los sistemas de seguridad social y eso seguramente pasa en muchos de nuestros países por repensar los sistemas fiscales. 


En el caso de México es importante que hagamos nosotros esa reflexión fiscal, un rediseño fiscal para poder tener más ingresos y poder fortalecer los sistemas de seguridad social. ¿Por qué estamos pensando en ingresos básicos vitales o mínimos? Porque no hay seguros de desempleos, como sí hay en otros países con mayor desarrollo. 


Entonces, muchos de nuestros sistemas de salud están fragmentados y creo que es algo que tenemos también como parlamentarios ponernos a la tarea de fortalecer los sistemas de seguridad social en cuanto a sistemas de salud, en cuanto a pensiones, en cuanto a seguros de desempleo y otras prestaciones.


El último tema, otra realidad que ha evidenciado la pandemia es el incremento a las violencias hacia las mujeres y las niñas en todo el mundo y particularmente nuestra región desafortunadamente no ha sido la excepción; entonces, creo que tenemos que acelerar el paso a las reformas y a las políticas públicas que permitan erradicar estas violencias y que efectivamente avancemos mucho más rápido hacia la construcción de sociedades realmente igualitarias y libres de violencias. 


Y la última, tiene que ver también con adecuar nuestras leyes laborales a la nueva realidad, por supuesto; y una última reflexión tiene que ver con el medio ambiente y el desarrollo sostenible, creo que a pesar de que estamos viviendo, sin duda, una crisis muy fuerte y muy complicada, al mismo tiempo es una oportunidad para relanzar iniciativas que tengan que ver para acelerar el desarrollo sostenible. 


O sea, en estos dos meses en los que prácticamente mucha población hemos estado en nuestras casas, se han limpiado los ríos, se ha limpiado el aire, se han reducido las emisiones de carbono en 8 por ciento, esto es algo, no habíamos tenido una reducción de emisiones de carbono así de importante desde la segunda guerra mundial; y, entonces, esto quiere decir que algunas de las cosas que ahora descubrimos, como esto, como las plataformas digítales en lugar de viajar –aunque sí queremos ir a Dominica- pero, tenemos que aprender que podemos ser más sustentables, a partir de esta pandemia usar menos los aviones, utilizar las plataformas. 


En la Ciudad de México a veces cruzábamos 20 kilómetros o 16 kilómetros de un extremo de la ciudad a otra solo para ir a una reunión; entonces, ese tipo de cosas nos tienen que servir para avanzar en las políticas que permitan hacer mucho más rápido el desarrollo sostenible y combatir el cambio climático. 


Esas serían mis reflexiones, y las dejo un poco también como invitación a que sean ejes de trabajo para siguientes reuniones de este tipo.


Muchas gracias.


--ooOoo--