Reflexión sobre tiempos del COVID


Reflexión sobre tiempos del COVID


Desde diciembre del 2019 se veía venir una situación compleja para el mundo. Conforme pasaron las semanas, las diferentes naciones y sus líderes, las organizaciones de la sociedad civil y el personal de salud se fueron preparando de diferentes maneras a fin de enfrentar esta amenaza.

Pero en México, a pesar de saber el alcance, los riesgos y los retos, no hubo una actuación responsable, oportuna y efectiva de las autoridades hacia la prevención de los efectos que se avecinaban.

Yo soy diputada federal por el PAN e integro la Comisión de Salud en la Cámara de Diputados. Fue hasta finales de abril cuando por primera vez la mesa directiva de la comisión sesionó. Mientras tanto, como legisladores nos encontrábamos sin una ruta, un plan o una estrategia para coadyuvar en la respuesta que el gobierno federal falló en dar para contener los efectos de la pandemia.

 Durante ese tiempo, a pesar de la impotencia y frustración, varios diputados sabíamos que era necesario ponernos a trabajar. El gobierno federal no estaba tomando en serio el tema, por lo que sabíamos que difícilmente su partido en el Congreso iba a actuar distinto.

Mi grupo parlamentario propuso una Agenda de Contingencia Económica con varias medidas a fin de dar alivio a la salud y la economía de las familias mexicanas, aunque ésta es una batalla que seguimos peleando.

Sin embargo, me dio tranquilidad y esperanza ver que algunos gobiernos estatales, entre ellos el de nuestro estado, tomaron las cosas en serio con acciones responsables y a tiempo.

Con el paso de las semanas, a todos se nos han presentado muchos desafíos, como adecuar el trabajo a distancia y la vida familiar. Personalmente, un gran reto ha sido mantener la cercanía con los ciudadanos a los que represento. También es un tiempo en el que muchos de ellos se han acercado a mí con dudas, desinformación y desesperanza. 

 Y la realidad es que ninguna persona por sí sola tiene la capacidad de resolver esto; solamente la suma de los esfuerzos de todos nos va a sacar adelante. Así que desde muy temprano decidí ir de la mano con mi familia, mi equipo de trabajo, mi grupo parlamentario, colaboradores, especialistas, iniciativas ciudadanas y con el apoyo de varias personas que se me han acercado con ganas de ayudar.

Hemos podido sumar voluntades y laborar en tres frentes: el sanitario, apoyando y cuidando al personal médico con insumos y donativos para las necesidades del sistema de salud; el económico, a través de despensas y apoyos que permitan a las familias sobrellevar las complicaciones médicas, económicas, psicológicas y laborales, por ejemplo un curso gratuito de emprendimiento digital en línea; en lo social, he logrado conformar una red de generosos colaboradores de gobierno, empresarios y profesionales que se han puesto a disposición de todo quien necesite su ayuda o servicios.  

Estamos viviendo un evento histórico y yo realmente espero que después de esto no volvamos a ser los mismos. Que entendamos cuánto nos necesitamos los unos a los otros y que si trabajamos en equipo, dispuestos a aprender y ceder, a vivir plenamente y colaborar en la construcción de acuerdos, vamos a tener un mejor país.

Espero que entendamos que lo verdaderamente importante está en lo básico y que México es grande por la solidaridad y generosidad que su gente nos demuestra en retos como este. 

Deseo que los gobiernos se den cuenta que su labor es facilitar esas acciones y administrar las coyunturas, que ellos no trabajan solos y que sus intereses no van por encima de los de las personas a las que representan.

Es mi esperanza que esta experiencia nos ayude a todos a entender que trabajando juntos, gobierno y sociedad, es como podemos lograr grandes avances.

---0---