Legisladoras, legisladores y representantes de bancos llaman a trabajar en unidad para sacar al país adelante


Luis Niño de Rivera afirma que hoy la banca es parte de la solución en la crisis por el COVID-19

Boletín N°. 3687

Legisladoras, legisladores y representantes de bancos llaman a trabajar en unidad para sacar al país adelante


  • Luis Niño de Rivera afirma que hoy la banca es parte de la solución en la crisis por el COVID-19

 

  • *Plantea reactivar los tres motores de la economía: consumo, inversión fija bruta y exportaciones

 

Ante diputadas y diputados de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera Lajous, expresó que en el marco de la crisis sanitaria y económica generada por el COVID-2019, hoy la banca es parte de la solución y, por ello, ha aprovechado todo ese andamiaje, bagaje y conocimiento para actuar rápido en favor de los acreditados.

En la reunión virtual, se manifestó por la reactivación de los tres grandes motores de la economía nacional: consumo, inversión fija bruta y las exportaciones. “Hoy más que nunca es indispensable trabajar juntos, pues no hay ningún sólo sector ni región del país que pueda salir adelante sin ayuda. Tenemos que colaborar unidos para enfrentar esa enorme dificultad sanitaria y económica”, añadió.


Se requiere del trabajo de todos

La presidenta de la Comisión de Hacienda, diputada Patricia Terrazas Baca, destacó que de esta reunión queda la reflexión de que “debemos salir adelante todos juntos; no hay opción, es algo que tenemos que trabajar en conjunto. Nosotros como diputados sigamos atendiendo la obligación de legislar; el Ejecutivo, la de ejecutar las facultades que son de su responsabilidad y la banca, las suyas. El país nos necesita a todos”.

Preguntó si aún están disponibles los 600 mil millones para créditos, los cuáles se habían anunciado en el marco de la pasada Convención Nacional Bancaria.


Análisis de la Ley de Disciplina Financiera 

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, diputado Erasmo González Robledo (Morena), señaló que el Ejecutivo ha asumido la responsabilidad enfocándose en los grupos más vulnerables; sin embargo, añadió que los diputados deben resolver en la medida de sus facultades el tema económico, por lo que el análisis de la Ley de Disciplina Financiera debe hacerse con detenimiento. “Este ordenamiento permitirá apoyar y respaldar las finanzas de las entidades federativas y los municipios”.


Intervención de diputados

El diputado Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla (MC) consideró fundamental cuidar la planta productiva y el empleo. Añadió que en países europeos, la banca puso por delante el mediano y largo plazos, por lo que, preguntó qué medidas en ese sentido están dispuestos a hacer los bancos frente a la misma crisis que se está viviendo, tanto por el tema de la pandemia como por el económico.

Iván Arturo Pérez Negrón Ruiz, diputado de Encuentro Social, reconoció el esfuerzo de los bancos para establecer condiciones mínimas de apoyo para garantizar viabilidad del sistema financiero y de la microeconomía de las familias. Solicitó información de lo que se visualiza en el sistema financiero internacional y cómo se apoyaría a las entidades federativas.

El diputado de Morena, Carol Antonio Altamirano precisó que la banca tiene que ser parte de la solución y no del problema, por ello se espera que sea un aliado inteligente que ayude a los clientes para que éstos puedan seguir apoyándose en los servicios del sector. Preguntó si se tiene pensado algún aumento en las tasas de interés; qué otras medidas se contemplan más allá del programa de diferimiento y cuáles planes de financiamiento se prevén para el campo.

Del PRI, el diputado Pedro Pablo Treviño Villarreal hizo un reconocimiento a la banca, por ser de los primeros en entender que el problema de salud conllevaría a uno económico y que decidieran apoyar a sus clientes al diferir los pagos. Añadió que se necesita permitirle a los estados acceder a mayores créditos y pugnó porque los municipios puedan entrar a un diferimiento en el pago de los créditos. “Necesitamos estar todos juntos, pues no habrá forma de salir adelante sino tenemos un planteamiento integral del gobierno, industria y sociedad. Las acciones se han quedado cortas en la reactivación económica”.

José Isabel Trejo Reyes, diputado del PAN, externó su inquietud sobre los cobros de los bancos por vía telefónica a todas horas y todos los días, por lo que pidió sensibilidad de las instituciones. Preguntó si habrá condiciones para que la apertura de créditos se pueda usar ante el crecimiento de la pobreza y sobre la tasa de referencia. Agregó que los bancos deben cuidar el dinero de los ahorradores y ser coadyuvantes en generar orden en el sistema financiero.

El diputado Benjamín Saúl Huerta Corona (Morena) consideró que, si bien la banca ha diferido los pagos en esta crisis sanitaria, ésta debe enfocarse a terminar con la desigualdad de la ciudadanía y distribuir de manera equitativa la riqueza, por lo que propuso que, a las micro, pequeña y mediana empresas se les condonen los intereses para que no existan pérdidas de empleos y se disminuya o elimine la comisión de disposición de dinero por cajero.

Por el PT, el diputado Óscar González Yáñez pidió que la banca deje de ver como adversarios al gobierno, se quite el apetito voraz y tenga un gran compromiso con la ciudadanía, con el fin de generar la certidumbre suficiente para quienes desean adquirir un crédito después de la pandemia. “Si ustedes no se mueven a la par con la sociedad, ésta se moverá de diferente manera, porque el gobierno está impulsando el Banco del Bienestar”.

Marco Antonio Medina Pérez, diputado de Morena, mencionó que el gobierno en la Cuarta Transformación ha implantado una política para que la banca se autorregule por sí misma, esto es que los niveles de competencia se lleven a cabo realmente a in de permitir el mejoramiento de los niveles de crédito, la atención de los que antes estaban fuera del servicio de los bancos y la disminución de las tasas e intereses.

Del mismo grupo parlamentario, el diputado Agustín García Rubio consideró que la unidad es la mejor solución en estos momentos, por lo que el trabajo debe enfocarse en la cartera vencida y preguntó si hay un acercamiento para generar acciones que permitan reactivar economía del país.

Su compañero de bancada, diputado Carlos Javier Lamarque Cano apuntó que la banca lejos de apoyar a la ciudadanía realiza un acoso atroz por su área de cobranzas, por lo que pidió que ese personal se encargue de atender las prórrogas que piden sus usuarios.


Reactivar la cadena productiva

Al dar respuesta, Niño de Rivera comentó que la banca es un reflejo de lo que está sucediendo en la economía; señaló que en el corto plazo lo que se requiere es que la liquidez vaya a los lugares donde se necesita y se reactive la cadena productiva del país, que es el empleo, la producción, la distribución y el consumo.

En el mediano y largo plazos, dijo, tendremos que hacer una combinación de varias fuentes de recursos, es decir, trabajo conjunto de la banca comercial y la banca de desarrollo, pero también recursos de los gobiernos de los estados, de la iniciativa privada local y programas concretos que podamos echar andar.

Añadió que hoy los bancos “seguimos pagando tasas atractivas en este entorno de ahorro: tenemos captados casi 600 mil millones de pesos, en distintas formas, desde cuentas de ahorros, cheques, inversiones con diversos plazos y montos con tasas todavía muy rentables; seguiremos apoyando a nuestros ahorradores, porque la liquidez, hoy en día, la genera la captación y ésa es necesaria para poder hacer disponibles esos 600 mil millones de pesos”.

El presidente de la ABM resaltó que no se tiene -en este momento- contemplado subir las tasas, pero tampoco se han bajado a la velocidad que lo ha hecho el Banco de México y esto ha permitido ayudar a los ahorradores. Recalcó que la banca no utiliza recursos propios, sino de los ahorradores, es decir, es responsable de dar rendimientos que contrataron los usuarios, por lo que si se dejan de cobrar los intereses no se tendrán recursos para pagarles.

Señaló que el programa de diferimiento de pagos costará el 25 por ciento del ingreso de intereses este año y se corre el riesgo que estos no se puedan cobrar, lo cual es una responsabilidad entre los ahorradores y los dueños de los bancos.

Reiteró que 90 millones de personas necesitan ayuda, pero el gobierno sólo logra beneficiar a 18 millones, por lo que se tiene que trabajar para que les llegue a todos. Agregó que la cartera vencida se manejará con inteligencia y prudencia, hasta donde nos dé la capacidad.

Sobre los apoyos al campo, expuso que se trabaja de la mano con FIRA y con la Financiera Nacional de Desarrollo para mantenerse cerca del campo. Además, se tiene un plan de apoyo para los productores de leche.


Demanda real de crédito que sea sana

El vicepresidente de la ABM, Eduardo Osuna Osuna, indicó que los 600 mil millones de pesos que se pusieron siguen disponibles, pero depende mucho del balance que tienen los bancos para prestar, más allá de los ingresos. La mayor restricción tiene que ver con una demanda real de crédito sana y un momento de incertidumbre como el que se vive, desde el punto de vista económico y de volatilidad, no es fácil identificar esta demanda sana para prestar.

Se manifestó por seguir trabajando con la banca de desarrollo, con las garantías específicas para el crédito, especialmente para las Pymes. En los últimos dos meses –marzo y abril-, dijo, sí vimos un monto muy importante de crédito fluir hacia los grandes corporativos y hacia las empresas grandes. “Es importante, una demanda sana; debemos sacar planes adicionales de apoyo para los acreditados”.


Requerimos reactivar la economía

El presidente ejecutivo de la ABM, Carlos Rojo Macedo, señaló que hoy la banca es parte de la solución y no del problema. “Los indicadores del sistema financiero se ven muy bien para poder ser parte de las soluciones, pero requerimos reactivar la economía, ya que el problema no es de oferta de crédito sino de demanda, en donde además, la poca que hay, en muchas ocasiones no califica bajo los criterios que emite la autoridad”.

Se pronunció por avanzar en esquemas, donde junto con la banca de desarrollo se pueda hacer que estos créditos tengan mayores garantías. Mencionó que si bien es cierto que las entidades federativas pueden representar retos, “hoy tienen la enorme oportunidad de ser parte de la solución a muchos de estos problemas”. Por ello, planteó generar programas para hacer cadenas productivas, en las cuales, con la banca de desarrollo poner garantías con la comercial y así lograr que las economías locales arranquen con mayor velocidad”.


Banca sin problemas de liquidez

Julio Carranza Bolívar, vicepresidente de la ABM, señaló que no hay un problema de liquidez en la banca y esto son buenas noticias. Sin embargo, indicó, necesitamos que la banca de desarrollo junto con la comercial tenga mayor disponibilidad para hacer programas con garantía y en donde se pueda apoyar a Pymes, microempresas, así como a personas con actividad empresarial. “Ahí está el reto; estamos en la mejor disposición de lograrlo y queremos ser parte de la solución”.

Explicó que la comisión en cajeros automáticos ha disminuido por alianzas de las bancas y éstas van de los 12 a 30 pesos por retiro, mientras que los servicios digitales son totalmente gratuitos. Indicó que en el país hay más de 120 millones de tarjetas de débito, mientras que las de crédito son 26 millones, por lo que la gente prefiere pagar en los comercios con su plástico que en efectivo.


Fundamental una banca sana

El vicepresidente de la ABM, Raúl Martínez-Ostos Jaye, destacó que una banca sana y solvente en México y en el ámbito global, es fundamental, porque muchos de los bancos que están en México participando en financiamientos a Pemex y a grandes empresas mexicanas, y uno de los componentes que genera una cierta restricción, “es que no hemos podido trabajar de la mano de la banca de desarrollo y con el apoyo del gobierno para potencializar esos recursos; eso es lo que hace la diferencia; tenemos que aprender de lo que se hace en otras naciones”.

Expuso que la pluralidad del sistema bancario con más de 50 instituciones da una gran oportunidad para poder complementarnos entre todos y trabajar de la mano con el gobierno para estas medidas de corto plazo que instrumentó la banca hace unos meses. “Realmente se puedan multiplicar, a través de estrategias de mediano y largo plazos junto con el gobierno federal”.

--ooOoo--