En tres o cuatro años se transitará a la identidad digital: Renapo


De manera virtual se realizó el parlamento abierto “Análisis sobre la iniciativa de identidad y ciudad digital”

Boletín No. 3640

En tres o cuatro años se transitará a la identidad digital: Renapo

• De manera virtual se realizó el parlamento abierto “Análisis sobre la iniciativa de identidad y ciudad digital”

• Se busca garantizar el derecho humano a la identidad; entre uno y cinco millones de mexicanos carecen de registro

El director general del Registro Nacional de Población e Identidad (Renapo) de la Secretaría de Gobernación (Segob), Jorge Leonel Wheatley Fernández, afirmó que en un plazo de tres a cuatro años el país podrá transitar de manera confiable y certera a la identidad digital, aprovechando al máximo el uso de la tecnología y sus mecanismos. 

Al participar en el primer día del parlamento abierto virtual “Análisis sobre la iniciativa de identidad y ciudad digital”, organizado por la Comisión de Gobernación y Población, reconoció que en el país hay cientos de miles de personas e incluso millones de ellas que no tienen un registro de nacimiento. 

Eso significa, dijo, entre uno y cinco millones de personas. Dentro de ese grupo, seis de cada diez son niñas, niños y adolescentes; tres de cada diez son personas adultas entre 18 a 59 años, e incluso la cifra de no registro alcanza el 23 por ciento en población que se autoadscribe indígena. 

Indicó que la primicia para alcanzar un modelo de cédula única de identidad es que “los datos personales sean de las personas, el gobierno de México y Renapo, en este caso, sólo será el depositario de estos y garante de su protección, disponibilidad y uso por parte de su titular, brindando los mecanismos físicos y digitales para acreditar identidad y hacerla oponible ante terceros”. 

La visión, afirmó, es garantizar la identidad para tener acceso a derechos, brindar servicios digitales, hacer un uso seguro de las tecnologías de la información combatiendo el robo de datos y dándoles certeza a las personas, a las autoridades, al sistema financiero, al sector social y privado de que un individuo es quien dice ser. “Por primera vez en la historia, el país va a poder acreditarlo y garantizarlo de manera fehaciente”. 

Wheatley Fernández se sumó al interés de los legisladores para acercar a la población su derecho a ejercer una identidad digital, tema en el cual Renapo, dijo, “colaborará y ratificará de manera muy activa, porque es claro que para legislar en esta materia en lo particular, debemos contar con una nueva Ley General de Población, que establezca las bases de la identidad fundacional que demanda la población”. 

  Se busca impulsar una estrategia que facilite la garantía del derecho a la identidad y, a la vez, la emisión de una cédula única de identidad digital, la cual no va a incluir un plástico, ya que busca disminuir el costo de la emisión de credenciales. “México requiere contar con una identidad fundacional y una cédula; el camino está trazado, en especial, las niñas y niños mexicanos merecen que les garanticemos su derecho a la identidad fundacional”. 

Añadió que el diseño de la CURP es complicado y revela datos personales. Se está buscando evolucionarlo, por ello, el primer dato que se quitará será el sexo, “no podemos seguir manteniéndolo, si lo que se quiere es preservar el derecho a la identidad de género, porque el tenerlo origina discriminación a las personas que decidan cambiar de género”. 

Intervención de diputados 

La presidenta de la Comisión de Gobernación y Población, diputada Rocío Barrera Badillo, afirmó que las opiniones se considerarán en el dictamen que se prepara para tener un marco normativo acorde a las circunstancias. “Es un tema polémico y en el que todos tenemos que trabajar porque con esta pandemia nos damos cuenta que la mitad del trabajo se puede hacer desde casa, por eso tenemos que estar pendientes de lo que sucede en el medio digital”. 

Javier Ariel Hidalgo Ponce, diputado de Morena, destacó que lo que se propone es la identidad digital y el dueño de los datos será cada individuo. “Lo que se está gestionado son las herramientas y las facilidades para que en el mundo digital se pueda cumplir este derecho humano a la identidad, pero cada quien decidirá cómo manejar sus propios datos. Estamos planteando una herramienta que sea el cajón de todas las identidades”. 

La diputada María de los Ángeles Huerta del Rio (Morena) expresó su interés por colaborar en el fortalecimiento de estas tecnológicas y pidió conocer el funcionamiento y riesgos del blockchain. 

La ley debe establecer privacidad de datos 

El consultor en Regulación Digital y asesor de la ONU, David Merino, consideró importante que la normatividad regule lo mecánico, hidroneumático y neumático, porque también es tecnología y tiene muchas aplicaciones. “La iniciativa es buena, pero tiene que establecer la privacidad de datos y que la cédula digital tenga la opción de hacer públicos o no, todos los datos, y se debe de ligar con la ley de firma electrónica avanzada”. 

Actos jurídicos deben contemplar a personas físicas y morales

La directora general del despacho “Agenove Campos Solano y Vázquez Rendón Abogados”, Andrea Genoveva Solano, consideró una ley en esta materia y que los actos jurídicos se contemplen para las personas físicas y morales, que sean de carácter privado, y no sólo para públicos, así como especificar el acceso a los servicios de dependencias, y establecer reglas claras en la protección de datos. 

El INE tiene la base de datos más grande de información  

Palmira Tapia Palacios, de la Asociación Mexicana de Ciencias Políticas, dijo que el Instituto Nacional Electoral (INE) tiene la base de datos más grande y robusta de información personal de la población mayor a los 18 años, y al 27 de marzo de 2020 asciende a 90.9 millones de mexicanos inscritos en el padrón electoral. Agregó que si no se garantiza el derecho a la identidad, se estaría limitando el goce y ejercicio de otros derechos consagrados para todos los mexicanos en la Constitución. 

La identificación digital ofrece servicios sociales o cívicos

José Vázquez Ortega, presidente del Consejo de Administración Acerta, comentó que la identificación digital ofrece servicios sociales o cívicos. Algunos tipos como Netflix, Uber, Rappi, patines electrónicos, entro otros, al momento de solicitarlos tienen los datos personales e incluso de las tarjetas con los que son pagados. 

Regulaciones y leyes necesarias para evitar abusos 

Al hablar de las “Experiencias en LATAM Y África”, Carlos Vargas Álvarez, especialista en gobierno digital, resaltó que con este tipo de proyectos se combaten la falta de comunicación adecuada entre el gobierno y se elimina la duplicidad de información en bases de datos. Señaló que antes de implementar las tecnologías se deben hacer todas las regulaciones y leyes necesarias para evitar abusos, y así poner las reglas para eliminar la corrupción.  

Es fundamental generar confianza 

Indrek Onnik, Global Affairs Director, Government CIO Office, Republic of Stonia, al comentar “La experiencia en: Estonia”, indicó que gracias al uso de servicios digitales la gente no pierde tiempo en realizar trámites gubernamentales y “la firma digital ha ahorrado un dos por ciento del PIB anual”. Resaltó que para generar confianza, los servicios deben ser completamente seguros, se debe evitar que estén “hackeando” o que haya mal uso de la información que se provea al gobierno. 

Se requieren sólidos marcos jurídicos y técnicos 

Joel A. Gómez Treviño, coordinador del Comité de Derecho Digital y Privacidad de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa, expuso que los países que deciden adoptar sistemas de identidad digital deben tener sólidos marcos jurídicos y técnicos para la protección de datos y la privacidad. Las fallas en el manejo de la información de los ciudadanos puede erosionar la confianza en el gobierno y disminuir el valor del sistema, amenazando ingresos y ganancias de eficiencia derivada de aplicaciones de datos personales. 

--ooOoo--