El PND propone consolidar a Pemex y CFE : Padierna Luna


La vicepresidenta de la Mesa Directiva, diputada Dolores Padierna Luna (Morena), afirmó que el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 propone consolidar a Pemex y a CFE como pilares de la seguridad y soberaní­a energética y el objetivo general que se establece para este sector es una polí­tica energética sostenible, baja en emisiones y eficiente, a fin de garantizar accesibilidad, calidad y seguridad energética. 

Durante su participación en el “Foro nacional de parlamento abierto PND 2019-2024, sector energético“, la legisladora sostuvo que en los últimos años el sector energético se ha contraí­do, propiciando una baja del crecimiento económico y una mayor dependencia de las importaciones. 

La caí­da de la producción de petróleo entre 2008 y 2018 fue de 3.4 a 1.8 millones de barriles diarios; México pasó de ser exportador a importador de petróleo crudo, la producción petrolera de las compañí­as privadas ha sido insignificante en materia de producción, dijo. 

Agregó que las refinerí­as se encuentran en un estado lamentable de abandono y de saqueo; el Sistema Nacional de Refinación ha venido a menos, en 2018 estaban operando el 40 por ciento de su capacidad; la producción de gas natural y de petroquí­micos se vino reduciendo en forma sostenida, el gas es cada vez más costoso en zonas muy alejadas de los puntos de importación y las centrales hidroeléctricas generan con maquinaria obsoleta y por debajo de su capacidad. 

Por ello, dijo, el objetivo a alcanzar a lo largo de todo el sexenio, pero no más allá de 2024, es establecer una polí­tica soberana, sostenible, baja en emisiones y que brinde seguridad energética. Este el objetivo surge del diagnóstico y de un propósito de gran importancia estratégica: rescate de Pemex y de CFE para que retornen a ser las palancas del desarrollo económico. 

Uno de los fines especí­ficos, dijo, es lograr fortalecer la posición financiera y la sostenibilidad de las empresas del Estado, al tiempo de que las empresas generen valor agregado y mayor rentabilidad para el Estado. 

Además, incrementar la producción en todo el sector promoviendo el contenido nacional y la inversión, orientar el uso de los hidrocarburos para elaborar productos de mayor valor agregado, asegurar el abasto de energéticos a precios accesibles; se plantea en el 2021 lograr la reducción de los precios mediante un diagnóstico especí­fico de los costos de los combustibles y de la gasolina en particular y del gas LP; contribuir a la formación, fortalecimiento y capital humano y cientí­fico de alto nivel en este sector energético. 

También, agregó, se establecen estrategias especí­ficas para producir gas natural; no permitir el fracking; establecer y priorizar la producción de petróleo en aguas someras y en tierra; cambiar el régimen fiscal de Pemex; establecer indicadores concretos; eliminar la quema de gas; cancelar los contratos que no cumplan con toda la legalidad vigente; racionalizar el consumo en las industrias, comercios, gobierno y en general, toda la población. 

Mejorar la transparencia y la rendición de cuentas; asociar la polí­tica energética a la polí­tica industrial y ambiental; establecer obligaciones de inversión para el desarrollo social y comunitario en cada proyecto energético y limitar la integración energética de México con Estados Unidos. “Ojalá se logre cancelar la participación de México en la agencia internacional de energí­a e impulsar en todas las instituciones la instalación de energí­as renovables“.  

Una sí­ntesis de la propuesta del PND, detalló, es el impulso al desarrollo sostenible; la seguridad energética, abona en el abasto de combustibles y la electricidad para toda la población y aprovechamiento responsable de las fuentes energéticas; reducir la dependencia de los petrolí­feros importados; menor contribución al cambio climático; una transición energética acelerada hacia las energí­as renovables; respeto a las comunidades, pueblos y vecinos en cada proyecto energético que se abra; generación de valor económico y rentabilidad para el Estado mexicano, y propiciar el desarrollo del sector, una seguridad industrial y el apoyo a productores independientes. 

Al inaugurar el foro el presidente de la Comisión de Energí­a, diputado Manuel Rodrí­guez González (Morena), afirmó que llegó el momento de devolverle a este sector su papel como palanca estratégica para impulsar el desarrollo de México y, de esta manera, satisfacer la demanda creciente de energí­a a precios accesibles. 

De esta forma, garantizar la soberaní­a y seguridad energética nacional potenciando la producción de manera sostenible y promoviendo su generación con fuentes limpias y renovables. 

El legislador resaltó que por primera vez la Cámara de Diputados ejercerá la facultad exclusiva establecida en el artí­culo 74 de la Constitución Polí­tica de, en su caso, aprobar el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, el cual guiará el sexenio. 

Por ello, afirmó, esta comisión abre sus puertas para escuchar y recibir las propuestas en torno al Plan. Enfatizó que el desarrollo nacional es tarea y obligación de todos para aportar ideas y visiones, así­ como propuestas y lí­neas de acción para llevar a México al desarrollo económico y garantizar la soberaní­a y seguridad energética del paí­s.  

Precisó que una vez concentradas las propuestas y reflexiones de todos los participantes, el proyecto de conclusiones será remitido a los integrantes de la comisión, a fin de que sea analizado y sometido a su consideración.

Mencionó que el foro se desarrollarí­a en tres mesas de trabajo tituladas: “Hidrocarburos“, “Energí­a eléctrica“ y “Energí­as renovables y transición energética“.

El diputado Carlos Enrique Martí­nez Aké (Morena) explicó que el objetivo es escuchar propuestas de todos, las cuales serán sujetas de análisis para las conclusiones que habrá de emitir la Comisión de Energí­a.   

En su turno, la diputada Laura Patricia Avalos Magaña (Morena) resaltó que México y el mundo viven un acelerado proceso de cambio climático que pone en riesgo la vida; es un hecho que la actividad humana y el uso intensivo de los combustibles fósiles han trastocado de forma profunda al medio ambiente. Consideró que se debe incluir como un objetivo de primer orden el que el desarrollo del sector de hidrocarburos permita impulsar la transición energética en el paí­s. 

También propuso incluir en el PND la obligación que en algunos paí­ses se ha denominado “la regla verde“, que consiste en no tomar de la tierra más de lo que de manera natural se puede regenerar, ni producir más de lo que puede soportar. Regla verde debe ir acompañada de una campaña nacional de toma de conciencia de la necesidad de la reducción del consumo de energí­a.  

En tanto, la diputada Sandra Paola González Castañeda (Morena) enfatizó que uno de los retos más importantes a tratar en materia de contenido nacional es incrementar el número de profesionistas altamente competitivos en este sector. Consideró que de nada sirve tener metas ambiciosas, si no se cuenta con profesionistas que puedan hacer frente a las necesidades operativas en la industria energética a lo largo de la cadena productiva.

Por ello, dijo, se debe fortalecer el área académica y la capacitación a los involucrados en el sector, así­ como una regulación eficiente que brinde certeza jurí­dica; propiciar un ambiente de estabilidad macroeconómica y finanzas publicas sostenibles que favorezcan la inversión pública y privada, así­ como promover la competencia; brindar certidumbre regulatoria eficiente y generar espacios para la consulta y participación de proyectos para garantizar la apertura económica e incentivar los flujos de inversión extranjera y el comercio internacional, con apego a seguridad industrial y ambiental promoviendo el contenido nacional. 

El diputado Enrique Ochoa Reza (PRI) consideró que existen algunas áreas de oportunidad en el PND; alertó que establecer que los precios de los combustibles no subirán por arriba de la inflación presionará las finanzas públicas de las propias empresas productivas del Estado. Propuso destinar los 8 mil millones de dólares de la refinarí­a Dos Bocas para formar un fondo federal que impulse el cambio hacia el transporte público eléctrico recargable en todas las zonas metropolitanas de los estados de la República. 

En caso de construir dicha refinerí­a, planteó que la Comisión de Energí­a se establezca como un órgano fiscalizador que reciba trimestralmente información de Pemex y de la Secretarí­a de Energí­a con el compromiso de hacerla pública sobre el tiempo de construcción, costo de la inversión, tamaño de la infraestructura y tecnologí­a a utilizar. Asimismo, fortalecer al sector con capital humano y cientí­fico con salarios competitivos y consolidar a la CFE y a Pemex como Empresas Productivas del Estado pilares de la seguridad y soberaní­a energética.

La diputada Marí­a de los íngeles Huerta del Rí­o (Morena) enfatizó que el PND en materia energética cumple a cabalidad con todos los contenidos que la Ley de Planeación, propone para la hechura del mapa de ruta que hoy se analiza. El diagnóstico y los planteamientos complementarios mejorarán este proyecto. 

Este plan, puntualizó, está diseñado para cumplir con la ley y ser accesible a todo el pueblo de México. Se tienen claros los objetivos, las estrategias, metas y los indicadores que permitan ver que lo proyectado se va realizando.  

De la misma bancada, el diputado Benjamí­n Saúl Huerta Corona destacó que el objetivo 3.5 del PND está relacionado con el establecimiento de una polí­tica energética soberana, sostenible, baja en emisiones y eficiente, para garantizar la accesibilidad, calidad y seguridad.

Subrayó que se deben escuchar las voces en temas puntuales, reflexiones y propuestas de acciones que fortalezcan el programa estratégico, para impulsar el crecimiento de México y reivindicar al sector energético como eje del desarrollo económico, garantizando la seguridad y soberaní­a energética.

Alberto de la Fuente, director general de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (AMEXHI) explicó que algunas de sus propuestas son: generar oportunidades con más rondas y asociaciones con Pemex, que deberí­an ser reflejadas en el plan quinquenal que se tení­a anteriormente y que promueven el ritmo de inversión y actividad exploratoria que se lleva a la fecha; impulsar la transparencia, la autonomí­a regulatoria e incentivar la cooperación inter agencias. 

Asimismo, expandir la infraestructura energética, concretamente a la portuaria, de almacenamiento, transporte y educativa, para desarrollar el potencial energético del paí­s. También incentivar el desarrollo de Pemex creando condiciones para una alianza que reduzca su carga fiscal, riesgos y, a la vez, mejore su capacidad de ejecución. Contar con el apoyo de autoridades federales y locales para la gestión de relaciones comunitarias; promover la sustentabilidad de la industria.    

El presidente de la Comisión de Energí­a de la Coparmex, Edmundo Rodarte, resaltó que para aprovechar su potencial, este sector requiere de voluntad, directrices claras, inversión sostenible y regulación consistente, para posibilitar el logro de los estándares de producción que van a propiciar los niveles de crecimiento óptimos.    

Reiteró su intención de formar parte de las acciones que proponga el gobierno de México, para potenciar la productividad de la economí­a mexicana; ejemplificó que para conseguir la producción de petróleo deseada de 2.4 millones de barriles diarios, “un objetivo muy ambicioso pero que puede ser alcanzable“, los expertos estiman que se requiere invertir entre 20 y 30 millones de dólares anualmente, lo que equivale a tres veces el presupuesto total previsto para la refinerí­a de Dos Bocas en Tabasco.   

Afirmó que “la iniciativa privada es un aliado que trabaja de la mano de las empresas productivas del Estado y complementamos los esfuerzos para el fortalecimiento del sector y para garantizar lo que todo mundo estamos buscando, que es la seguridad energética que el paí­s requiere“. También, dijo, es preciso que el gobierno continúe velando por la estabilidad de la economí­a, regulando la actuación de todos los agentes involucrados y fomentando las actividades a través de los instrumentos jurí­dicos que generen certidumbre para la inversión pública y privada en el corto, mediano y largo plazo.  

El presidente del Clúster Coahuila, Rogelio Montemayor, planteó establecer la prioridad de aprovechar los recursos de hidrocarburos localizados en yacimientos no convencionales; fortalecer la regulación para el desarrollo de estos recursos, a fin de prohibir el agua apta para consumo humano y hacer obligatorio el tratamiento de las aguas de retorno y su confinamiento seguro; fortalecer las instituciones reguladoras con los recursos humanos, fí­sicos y técnicos. 

Además, asegurar la transparencia de la extracción de hidrocarburos, mediante la construcción de una plataforma digital única, que informe de manera oportuna para cada pozo, la tecnologí­a utilizada; apoyar a los estados con mayor potencial energético para la conformación de un clúster de energí­a. 

El director de la Asociación Mexicana de Empresas del Sector Petrolero, Antonio Juárez, refirió que el PND incorpora las principales iniciativas que el gobierno actual ha planteado para promover el crecimiento nacional, y en el caso del sector de hidrocarburos, se subraya la importancia de fortalecer la posición financiera de Pemex y su rol en el proceso de expansión de esta industria, así­ como incrementar a corto plazo, la producción de hidrocarburos primarios como objeto de sustentar la elaboración de derivados. 

Sin embargo, estimó que los indicadores considerados para cuantificar el progreso de estas propuestas son muy generales y no permiten evaluar con precisión su avance; por ello, propuso adoptar indicadores de productividad, que permitan ponderar la evolución de las iniciativas claves de fortalecimiento y desarrollo del sector, a fin de favorecer el escrutinio público. Uno de ellos, es el fortalecimiento de la posición financiera de Pemex y, otro, implica valorar el impacto a mediano plazo y una mayor inyección de recursos de inversión para la producción de petróleo y gas.        

José Luis Zepeda Peña, ex presidente de la Asociación Nacional de la Industria Quí­mica, A.C, consideró que se debe alcanzar autosufiencia en producción de gas natural y recomendó mejorar la eficiencia y confiabilidad de las instalaciones actuales de refinación de gas, de petroquí­micos y refinación. 

Propuso maximizar la importación de gas natural de Estados Unidos; acelerar el cambio en el sentido del ducto de Zempoala para hacer llegar gas continental al sur del paí­s y apoyar a que se desarrolle el arranque del ducto marino de la CFE; incrementar la recuperación del nitrógeno en las corrientes de gas natural; desarrollar un mecanismo de alianzas entre Pemex e industria privada, entre otros.    

Al participar, la diputada Eduwiges Cabáñez Cruz, presidenta de la Comisión de Energí­a del Congreso de Chiapas, afirmó que es prioritario rescatar al sector energético y recuperar la autosuficiencia en la producción de petróleo y electricidad, para impulsar el desarrollo económico. Propuso concluir la infraestructura proyectada en esa región (Chicoasen II) por ser un detonante económico. Llamó a implementar una polí­tica pública que agilice el crecimiento del paí­s y se refleje en el mejoramiento de las condiciones de vida de la población en el sureste del paí­s.

Añadió que Chiapas produce entre el 13 y el 15 por ciento de la energí­a eléctrica del paí­s, de los cuales, sólo consume entre 2 y 3 por ciento, y eso lo hace estado exportador de energí­a eléctrica barata, por ser hidroeléctrica, por lo que pidió reducir a la mitad, el precio de las tarifas de consumo de electricidad.

Mario Canales Suárez, de la Comisión de Energí­a de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servitur), propuso establecer mecanismos de medición del cumplimiento y grado de avance de los objetivos del PND 2019-2014, pues “ya sabemos qué pasa cuando se establecen metas ambiciosas, sin planes concretos, viabilidad ni seguimiento efectivo para desarrollarlos y medirlos. El sexenio pasado fue prueba de ello“.

Señaló que no es práctico, conveniente ni democrático, tener tantas tarifas eléctricas, ni es operativamente eficiente manejar y facturar tantos precios, por lo que propuso establecer un solo precio para todo el paí­s y desaparecer paulatinamente la tarifa DAC por medio de la generación distribuida por paneles solares. Establecer una metodologí­a que permita conocer costos de manera transparente, castigar las ineficiencias y reducir el déficit de generación con energí­as limpias y renovables, tanto de la CFE como de participantes privados en el mercado eléctrico.

En el evento, también participaron diversas asociaciones, investigadores, expertos independientes, organizaciones civiles y ciudadanos en general, quienes recomendaron que en el PND se incluyan ejes para transitar hacia el uso de energí­as más limpias y amigables con el medio ambiente.

Coincidieron en que México es un paí­s que por sus condiciones climáticas, es propicio impulsar estrategias de energí­a eólica y solar. Estimaron que, si bien es viable la refinación de hidrocarburos, es necesario voltear a ver aquellos recursos que son más nobles con los ecosistemas.

Señalaron que el objetivo debe ser satisfacer la demanda energética, pero a precios más competitivos. Expresaron su disposición para colaborar con el Legislativo, respecto de estos temas.

Asimismo, manifestaron la necesidad de instrumentar un pacto de desarrollo económico, a partir de la recuperación energética; fortalecer tanto a la CFE como a Pemex e incorporar mejores prácticas de manejo de yacimientos, mediante la generación de modelos que permitan conocer mejor sus propiedades fí­sicas con información especializada y establecer planes de desarrollo.

 Además, plantearon la importancia de reducir costos de contratos, garantizar inclusión de empresas nacionales y mitigar sobrecostos.