Aprueban reforma para regular manejo y disposición final de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos


El objetivo es reducir sus efectos perjudiciales al medio ambiente y a la salud

Boletín No. 5814

Aprueban reforma para regular manejo y disposición final de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos


  • • Por consenso, la Cámara de Diputados avaló cambios a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos

  • • El objetivo es reducir sus efectos perjudiciales al medio ambiente y a la salud 


Con 446 votos a favor, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó, por consenso, el dictamen que reforma el artículo 19 de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, a fin de regular el manejo y disposición final de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.


El documento, enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales, busca establecer explícitamente que los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos se incluyan como desechos de manejo especial, pues contienen compuestos y sustancias peligrosas tanto para la salud como para el medio ambiente.

Menciona que el 90 por ciento de los residuos electrónicos no es reciclado de manera adecuada, lo que representa un riesgo para la salud y el ambiente, debido a que contienen metales pesados como plomo, cadmio, mercurio, cromo, arsénico, níquel, cobre, zinc y cobalto, además de contaminantes orgánicos persistentes.

México, tercera nación con más basura electrónica

Al fundamentar el dictamen de la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales, el diputado Ariel Rodríguez Vázquez (MC) señaló que la prioridad es hacer frente al reto de evitar que los aparatos eléctricos y electrónicos se conviertan en una crisis sanitaria y ambiental, como lo es hoy el plástico de un solo uso.


Indicó que en México se ha incrementado de forma exponencial la generación de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, debido a factores como los cortos ciclos de innovación, la poca cultura de reparación y reutilización, el bajo nivel de recolección y reciclaje, así como la falta de responsabilidades claras para los fabricantes, distribuidores y autoridades.

México, dijo, se ubica como la tercera nación con más basura electrónica que se produce en el continente americano, sólo después de Estados Unidos y Brasil, con un promedio de un millón de toneladas al año. 

Se estima que si la producción de basura continúa al ritmo actual, dentro de pocos años estará generando más de dos millones toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos al año.

Por ello, añadió, el manejo adecuado de los aparatos eléctricos y electrónicos, así como de sus residuos, representa un desafío de suma relevancia para el país. “La prioridad, hoy en día, debe ser la salud de la población, así como la integración e integridad del medio ambiente y los recursos naturales”.

Consideró necesario contar con un sistema de reciclaje eficaz que reúna a productores, distribuidores y reguladores, el cual permita a las y los consumidores generar nuevas oportunidades de aprovechamiento para los aparatos y proteger al medio ambiente.

El propósito de la reforma, afirmó, es reducir los efectos perjudiciales que dichos residuos pueden ocasionar al medio ambiente y a la salud de las y los mexicanos; por ello, se establecen medidas específicas para que los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos sean tratados de manera diferenciada, en comparación con otro tipo de desechos.

Visibilizar y atender una problemática que seguirá creciendo

La promovente de la iniciativa, diputada Julieta Macías Rábago (MC), mencionó que el problema no es el volumen generado de residuos eléctricos y electrónicos, sino las consecuencias sociales y ambientales que se derivan de un manejo inadecuado de los mismos, pues contienen sustancias perjudiciales para la salud y el ambiente, como son metales pesados y otros contaminantes que necesitan un manejo específico.   


Es de la mayor importancia este dictamen, dijo, ya que sienta las bases para visibilizar y atender una problemática que seguirá creciendo exponencialmente en los siguientes años. “Es una muestra de la voluntad que tenemos en las diferentes fuerzas políticas para legislar con perspectiva de Agenda 20-30 y en beneficio y cuidado del medio ambiente y la salud”.

--ooOoo--