Analizan en parlamento abierto fideicomisos para ciencia y tecnología


Externan diputadas y diputados respaldo a los centros públicos de investigación

Boletín No. 3836


Analizan en parlamento abierto fideicomisos para ciencia y tecnología


• Externan diputadas y diputados respaldo a los centros públicos de investigación

• No se está proponiendo retirar apoyos; se busca transparencia y rendición de cuentas: Erasmo González


En el segundo parlamento abierto “Fondos de Ciencia y Tecnología”, convocado por las comisiones de Presupuesto y Cuenta Pública y de Ciencia, Tecnología e Innovación, diputadas, diputados y representantes de los centros públicos de investigación, analizaron el funcionamiento de los fideicomisos para el estudio de la ciencia.

Lo anterior, en el marco de la iniciativa para modificar, entre otros ordenamientos, la Ley de Ciencia y Tecnología, cuya finalidad es extinguir algunos fideicomisos públicos sin estructura.


No se propone retirar apoyo a la ciencia y tecnología

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, diputado Erasmo González Robledo (Morena), precisó que el gasto público en investigación y desarrollo forma parte de los objetivos acordados en las Naciones Unidas, en específico, el apartado ODS-9 denominado “Industria, innovación e infraestructura”. Por ello, “no se está proponiendo retirar los apoyos” en estos rubros, “pero sí queremos buscar que haya transparencia y rendición de cuentas”.

Reiteró la trascendencia de crear nuestra propia tecnología y tener una participación más efectiva en las cadenas mundiales. “Estamos plenamente convencidos de la importancia de mantener o hasta incrementar los recursos para ciencia y tecnología, porque es un importante motor para México”.


Respaldo a los centros de investigación

La presidenta de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación, diputada María Marivel Solís Barrera (Morena), calificó de prioritarias las actividades de los centros públicos de investigación y afirmó que la pandemia demostró que México no tiene una industria nacional suficiente para atender la demanda interna de equipamiento médico y de tecnología.

Sugirió incidir en el tema de presupuesto para becas; dar mayor impulso en ciencia, tecnología e innovación; homologar tabuladores; crear nuevas plazas que permitan el relevo generacional; construir y reemplazar la infraestructura y el equipamiento que se tiene e impulsar más posgrados. “Reiteramos nuestro respaldo a los centros de investigación”, aseveró.


Apuntalar la actividad científica

La senadora Beatriz Paredes Rangel (PRI), presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Senadores, precisó que la discusión sobre la prevalencia o no de los fideicomisos radica en estos factores: transparencia y certidumbre en los recursos; agilidad y autonomía en su manejo; la inoportunidad de fondos daña a la ciencia, así como el sentido de la investigación y la creación científica en cada uno de los centros.


Grupos parlamentarios

La diputada María Eugenia Hernández Pérez (Morena) externó su compromiso con el sistema científico y tecnológico; resaltó que son actividades centrales para el desarrollo. “La actual emergencia sanitaria por COVID-19 nos permite observar la importancia estratégica de apoyar a los sistemas científicos en los países”. 

El coordinador del grupo parlamentario del PAN, diputado Juan Carlos Romero Hicks, comentó: “tenemos una comunidad científica viva, que piensa, siente, actúa, sobre todo quiere hacer de México un lugar mejor. Este ejercicio ha sido valioso para conocer propuestas de una comunidad que tiene como reto convertir la utopía en realidad”.

Del PRI, el diputado Brasil Alberto Acosta Peña afirmó que defenderá a los centros de investigación porque ahí no hay corrupción, y si existe, “que la demuestren y se sancione a quien se le tiene que sancionar. Estaremos atentos al uso transparente de los recursos públicos que esta Cámara le asignó al Conacyt y exigiremos una amplia rendición de cuentas sobre los criterios de asignación”.

El coordinador del grupo parlamentario del PT, Reginaldo Sandoval Flores, mencionó que falta una política pública en ciencia, tecnología e innovación. “La iniciativa que propició el espacio de diálogo al que acudimos hoy no tiene el propósito de terminar con el financiamiento a los 26 centros públicos de investigación, ni que los recursos públicos dejen de aplicarse”, agregó.

Por MC, la diputada Geraldina Isabel Herrera Vega aclaró que no coincide en que la vía sea eliminar los fondos ni suprimir las facultades de los centros públicos de investigación. “Debemos atender la obligación de que la nueva ley tiene que quedar aprobada este año para establecer la forma en que se fomentará al sector y los mecanismos de financiamiento público”.

De Encuentro Social, la legisladora Laura Erika de Jesús Garza Gutiérrez mencionó: “Estamos a favor de investigaciones y científicos altamente capacitados, competitivos, bien remunerados porque el país necesita gente comprometida que ponga sobre la mesa la única y exclusiva necesidad: México”.

La diputada Zulma Espinoza Mata (PVEM) respaldó la continuidad de los fondos y reiteró el compromiso de trabajar para mejorar su aplicación. “Somos enfáticos e insistentes en que debemos blindarlos de actos de corrupción generando mecanismos de rendición de cuentas, transparencia y creando alternativas que garanticen medir y mejorar los resultados esperados para el beneficio colectivo”.

Abril Alcalá Padilla, diputada del PRD, se pronunció por defender los fondos del Conacyt. “Es indispensable invertir más en ciencia, tecnología e innovación porque ahí está la solución para muchos problemas sociales, incluidos la pobreza, seguridad alimentaria y medio ambiente. Creo que todos estamos convencidos de la importancia de estos fondos”.


Intervenciones de la comunidad científica

José Alonso Huerta Cruz, presidente de la Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología, señaló que éstos son sinónimo de progreso, desarrollo y bienestar. México, afirmó, requiere un mayor nivel de inversión, que debe ser eficiente e inteligente. “El sistema de fondos de ciencia, tecnología e innovación que contempla la ley actual, es bastante positivo para el desarrollo”.

José Antonio Ruiz Martínez, director de Consulta y Estudios Normativos del Conacyt, aseveró que se está en la disposición de explorar nuevos mecanismos de colaboración y financiamiento donde se garantice la descentralización de las políticas públicas en materia de humanidades, ciencia, tecnología e innovación, el apoyo a las entidades federativas, municipios y sectores de la administración pública federal.

Javier López Casarín, presidente honorario del Consejo Técnico del Conocimiento y la Innovación de la Amexcid, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, indicó que en los índices globales de innovación no tenemos una buena posición; sin embargo, se va por el camino, porque la palabra es inversión.

El director del Centro de la OCDE en México para América Latina, Roberto Martínez Yllescas, aseguró que en México todavía se tiene la posibilidad de aumentar la inversión y los presupuestos para ciencia y tecnología con criterios transparentes y estrictos. “Es importante encontrar las fórmulas de financiación y mecanismos de gobernanza”.

Alfredo Ortega Rubio, director general del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, comentó que los recursos ejercidos en estos fideicomisos son transparentes; hacen posible que los 26 centros públicos de investigación realicen sus funciones, que son estratégicos para el país. “Permiten hacer investigación y desarrollo tecnológico de manera multianual”.

El director del Instituto de Ecología AC (Inecol), Miguel Rubio Godoy, afirmó que en los últimos seis años el presupuesto bajó 30 por ciento, de 392 millones de pesos que se tenían en 2014 a 273 autorizados para este año. Detalló que en los fideicomisos se impulsan diversos proyectos y solicitó canalizar los fondos necesarios para gastos operativos y que se tenga una participación directa del Poder Legislativo en los órganos de gobierno de los centros públicos de investigación.

El director del Centro de Tecnología Avanzada AC (Ciateq), Luis Gerardo Trápaga Martínez, solicitó apoyo para aumentar el presupuesto para ciencia y tecnología. Explicó que su organismo tiene cinco nuevos proyectos que permitirán tener más unidades. Aclaró que los recursos del fideicomiso provienen de las ventas de servicios y proyectos tecnológicos; “son recursos propios, no provienen del presupuesto federal”.

La directora general del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica SC (Cideteq), Julieta Torres González, puntualizó que los recursos que se aplican en investigación son transparentes, en apego a la Ley Federal de Austeridad Repúblicana y al Programa Nacional de Combate a la Corrupción y a la Impunidad.

El director general del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav), José Mustre de León, dijo que se respaldan 123 proyectos, entre los que se encuentran: el desarrollo de vacunas pecuarias, investigaciones sobre COVID-19, y construcción del Centro de Envejecimiento de la Ciudad de México. “Auxiliamos a la Secretaría de Salud en hospitales donde la capacidad para realizar las pruebas de contagio está rebasada. El uso de estos fondos nos permite atender problemas de forma inmediata y financiar las investigaciones en todas las áreas”.

La directora general del Centro de Investigación en Materiales Avanzados, SC (Cimav), Leticia Myriam Torres Guerra, señaló que los recursos ejercidos a lo largo de 20 años han permitido afrontar las deficiencias del presupuesto fiscal y muchas de las actividades sustantivas de la institución serían imposibles sin ese instrumento de manejo presupuestal, que hace posible operar eficientemente los recursos autogenerados.

Diana Guillén Rodríguez, directora general del Instituto de Investigaciones “Dr. José María Luis Mora”, afirmó: “Aplaudo la petición para mantener los fondos de ciencia y tecnología. Ojalá y se reconozcan las aportaciones de los centros públicos de investigación para el presente y futuro de nuestro país; serán más y mejores si esos fideicomisos tienen apoyo”.

Pablo Wong González, director general del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, AC (CIAD), puntualizó que la extinción de los fideicomisos podría poner en riesgo la viabilidad operativa de un gran número de centros de investigación y representaría un retroceso en la capacidad científico-tecnológica del país y en la formación de recursos humanos.

El investigador del Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM, y presidente de la Sociedad Mexicana de Bioquímica, David René Romero Camarena, destacó que no es válido recortar los fondos a la ciencia y tecnología, pues los 35 fideicomisos en esta materia, apenas representan el 2.68 por ciento del presupuesto destinado a los 43 que se pretenden derogar con la iniciativa. “Los fundamentos de la propuesta son incorrectos; el recorte de recursos metería en serios problemas a los institutos”.

La secretaria general del Sindicato de Personal Académico del CIDE (Sipacide), Lorena Ruano Gómez, dijo que los fondos ya son auditables, transparentes y no solamente se benefician los investigadores sino también al personal de apoyo. Han permitido a los centros públicos desarrollar proyectos, construir infraestructura, equipamiento y otorgar becas a los estudiantes, precisó.


--ooOoo--