Diputadas y diputados aprueban reformas en materia de protección de datos personales


Consideran como datos sensibles, la información relativa a preferencia u orientación sexual y genética o biométrica

Boletín No.5806


Diputadas y diputados aprueban reformas en materia de protección de datos personales


• Consideran como datos sensibles, la información relativa a preferencia u orientación sexual y genética o biométrica


• El dictamen, avalado por consenso, se remitió al Senado de la República para sus efectos constitucionales


El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó, por consenso de 461 votos, el dictamen que reforma la fracción X del artículo 3 de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados, para establecer como datos sensibles la información relativa a la preferencia u orientación sexual y genética o biométrica dirigida a identificar de manera unívoca a una persona física.


Al fundamentar el dictamen, el cual fue enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales, el diputado del PT, José Luis Montalvo Luna, explicó que esta reforma busca fortalecer la protección de datos sensibles y eliminar cualquier uso indebido que conlleve o represente un riesgo para la ciudadanía.

Indicó que el propósito es robustecer el andamiaje institucional y jurídico en materia de transparencia, protección de datos personales y combate a los actos de corrupción, por lo que estas modificaciones establecen las bases, principios y procedimientos para garantizar el derecho que tiene toda persona a la protección de sus datos en posesión de los sujetos obligados.

Añadió que con estos cambios no sólo se moderniza la legislación, sino se responde a las vertiginosas modificaciones que las tecnologías de la información imponen.

Al fijar su postura, la diputada Ximena Puente de la Mora (PRI) expresó que esta reforma amplía la clasificación del listado de datos personales sensibles para incluir la preferencia sexual y datos biométricos obtenidos a partir de un tratamiento técnico relativo a las características físicas, filológicas o conductas que permitan o confirmen la identificación de una manera unívoca de una persona, como imágenes faciales, huellas dactilares e iris ocular.


Recordó que México ocupa el octavo lugar en el robo de identidad, y tan sólo en el primer semestre de 2020 se registraron 3 millones 171 mil reclamaciones contra los bancos por 14 mil 237 millones de pesos. 

Agregó que la Auditoría Superior de la Federación refiere que ante la falta de políticas públicas que atiendan directamente el problema, se encuentran en riesgo un estimado de 54 millones de personas en el país, lo que representa el 68 por ciento de la población entre 18 y 70 años con al menos un producto financiero.


--ooOoo--